Expediente de los Jardines Méndez Núñez

Redacción de Expediente de declaración de los Jardines históricos de Méndez Núñez (La Coruña) como bien de interés cultural (BIC).

Año proyecto: 2007

Cliente: Excmo. Ayuntamiento de La Coruña.

Autores proyecto: Pedro Calaza Martínez, Javier Padín Martínez y Juan José López de Heredia.

 

1.- OBJETIVOS.

    El presente informe tiene por objeto detallar y justificar los motivos y la información necesaria para incoar el expediente de declaración de los jardines de Méndez Núñez como Bien de interés Cultural, al amparo del Decreto 430/1991, publicado en el DOGA nº 14 de 22 de Enero de 1992. Dicha propuesta de declaración de BIC obedece a satisfacer un reconocimiento histórico, para proteger, poner en valor y preservar uno de los primeros jardines de la ciudad de La Coruña, enriqueciendo así el patrimonio estatal, autonómico y local.

2.- JUSTIFICACIÓN DE DECLARACIÓN DE LOS JARDINES DE MÉNDEZ NÚÑEZ COMO BIEN DE INTERÉS CULTURAL (BIC).

I. DATOS SOBRE EL BIEN OBJETO DE EXPEDIENTE.

1.- Denominación. Jardines de Méndez Núñez.

2.- Descripción.

    Jardines situados en pleno centro de la ciudad de La Coruña. Abarcan una extensión de 20000 m2 y están divididos en tres sectores perfectamente diferenciados, El Paseo, El Jardín y la Rosaleda. Su valor artístico se realza con los adornos y los numerosos monumentos de principios del siglo XX, además de encontrarse enmarcado con edificios modernistas (Kiosco Alfonso, 1912; La Terraza 1922) y el edificio racionalista de La Atalaya (1936) y gran riqueza de vegetación, tanto desde un punto de vista botánico como singular.

3.- Datos histórico-artísticos:

    Época: 1868-¿?. Autores: Probablemente: Narciso García de La Torre y Celedonio Uribe, entre otros. Estilos: Racionalista y Romántico (Paisajista).

4.- Estado de conservación.

a) Condición: En perfecto estado de conservación. Gestión municipal.

b) Partes que faltan. En esta apartado podemos tan sólo anotar la falta del cierre perimetral que existía en sus orígenes. También es preciso señalar que la estación meteorológica con reloj de sol y placa original está en proceso de restauración. 

c) Restauraciones realizadas.

    Dentro de las restauraciones o mejoras realizadas podemos citar las siguientes:

    Septiembre de 2006. Instalación de juegos infantiles en jardines de Méndez Núñez. Promotor: Excmo. Ayuntamiento de la Coruña.

    Abril de 2006. Iluminación de los jardines de Méndez Núñez. Promotor: Excmo. Ayuntamiento de La Coruña.

    Diciembre de 2003. Enterramiento centro de transformación jardines de Méndez Núñez.

    Marzo de 2000. Pintado de bancos y bordillos en jardines de Méndez Núñez.

    Mayo de 1999. Complementarias de reposición y mejora de la red de riego de los jardines de Méndez Núñez.

5. Uso. Público.

6.- Localización.

a) Provincia y Ayuntamiento: La Coruña.

b) Coordenadas UTM

   Los jardines de Méndez Nuñez se hallan comprendidos entre las cuadriculas georeferenciadas de la cartografía municipal 4081 y 4082. Se encuentra delimitada por un rectángulo de vértices los puntos A (esquina inferior izquierda) con coordenadas UTM 548334.952, 4801741.136 y B (esquina superior derecha), con coordenadas UTM 548747.349, 4802211.321 del huso 29.

2.1.- JUSTIFICACIÓN HISTÓRICA.

    Los jardines de Méndez Núñez son los primeros jardines de la Pescadería, y segundos de la ciudad después del Jardín de San Carlos (1834).

    La escasez de suelo público en la zona de la Pescadería, segundo barrio de la ciudad de La Coruña, y el derribo de las murallas desde 1862, permitieron iniciar las grandes obras del Relleno con los restos de la muralla y las piedras y tierras producidas por el desmonte de otras zonas municipales, que una vía férrea construida para este efecto permitía transportar. Fue sin duda una de las mayores operaciones urbanísticas de la historia de La Coruña. El relleno permitió el desarrollo de la marina y la reestructuración del puerto. En este nuevo frente marítimo de las calles Sánchez Bregua, Cantones y La Marina, se diseñó el primer parque ajardinado que tendría la ciudad y que fue iniciado en 1868, bajo el auxilio de Narciso García de La Torre y bautizado por decisión de la Alcaldía, el 5 de Mayo de 1871, con el nombre de Méndez Núñez (paralelamente al de otros muchos jardines, calles y plazas de infinidad de ciudades españolas) por el fervor patriótico y popular, que el valor y arrojo de este marino habían despertado, al hacer de su vida una peripecia de riesgos y asombrosas acciones, culminando durante la Guerra del Pacífico con el combate y bombardeo del El Callao (2 de Mayo de 1866), que lo habían elevado a la categoría de Héroe de El Callao y Nacional. En el libro de actas municipales correspondiente a aquel año podemos leer la anotación de dicho acuerdo: "...que el nuevo paseo, que se está formando en el terreno del malecón de este puerto, se denomine Paseo de Méndez Núñez, como grato y glorioso recuerdo de este ilustre y valiente marino español".

    Después, y gracias a desinteresadas suscripciones de adinerados capitalistas y probos ciudadanos, fue consiguiéndose el embellecimiento del jardín, que en los 80 de hace dos siglos era ya el lugar preferido de las damas. También la Diputación aportó su granito de arena de 3000 pesetas.

    La ciudadanía viendo satisfecha una de sus viejas aspiraciones, colaboró aportando ideas, regalos, plantas,... etc. De este modo, por ejemplo, en 1873 el ayuntamiento "... acordó dar las más expresivas gracias a Doña Modesta Goicouria de Guarda por su generoso ofrecimiento de plantas para el embellecimiento de Paseo de Méndez Núñez".

    Una disposición municipal de 1876 comenta: "Durante las fiestas de María Pita, el día 9 de Julio por la noche, el extenso paseo de Méndez Núñez estará iluminado a la veneciana con más de ocho mil faroles, tocando los músicos piezas escogidas y poblándose el espacio con multitud de voladores de las más acreditadas pirotecnias".

    El paseo en estos jardines se convirtió en un rito. El tiempo de ocio estaría ya inseparablemente unido para los coruñeses a aquel lugar, que poco a poco se nutriría de teatritos y otras pintorescas atracciones, que harían las delicias de mayores y chiquillos. Un servicio de sillas, formado por 300 taburetes y 100 sillones, atendía el descanso de los paseantes más cansados, y de las parejas que con asiduidad lo necesitaban. Su utilización obligaba al pago de 25 céntimos de real. En 1884 el ayuntamiento levantó un kiosco de la música. Poco a poco se fue dotando al jardín de distinto mobiliario urbano: bancos, papeleras, "candelabros para instalar el servicio de alumbrado de gas", siendo inaugurados oficialmente en 1886. La condición efímera y perecedera de los kioscos que al gusto granadino conoció el Relleno a comienzos del siglo XX hace dificultosos un conocimiento y una descripción detallada, e irrecuperables para la historia la totalidad de las experiencias. Existía fauna ligada al parque como gaviotas, mirlos, palomas, jilgueros, ardillas, gorriones y estorninos.

    La vegetación, el frondoso arbolado con especies variadas y gran interés y su riqueza floral, distribuida entre los macizos a lo largo de sus avenidas, hicieron de estos jardines lugar de sosiego, de contemplación y esparcimiento. Su extensión primitiva se fue recortando por la implantación de edificios, hasta darle su configuración actual. En estos nuevos jardines se levantaron una serie de monumentos de gallegos ilustres que agregaron a su atractivo natural, el recuerdo y la gratitud humanas y el encanto de sus formas artísticas, transformando este parque en ventana abierta a Galicia, museo al aire libre protegido entre árboles y flores penetrado por la mezcla de sus fragancias.

    Los Jardines de Méndez Núñez están divididos en tres sectores bien diferenciados: El Paseo de las Palmeras o El Relleno, El Jardín propiamente dicho y la Rosaleda.

    El Paseo de las Palmeras o El Relleno, está rematado en una de sus cabeceras por el magnífico conjunto escultórico dedicado a Curros Enríquez, obra de Asorey, el gran escultor gallego de la primera mitad del Siglo XX. Próximo a este monumento se encuentra el edificio del Teatro Colón-antiguamente hotel Embajador-y hoy sede de la Diputación provincial; en la otra punta la estatua de Carballo. En un lateral, tres edificios: La Terraza, obra de Antonio de Mesa (creador de la Fábrica de tabacos y el obelisco), sustituto de otro del mismo nombre realizado por López Hernández y Antonio de Mesa en un estilo modernista y que fue llevado a Sada; el kiosco Alfonso, modernista, obra de Ramón González Villar, - hoy dedicado a salón de exposiciones y que hace años albergó un cine y una cafetería La Terminal, y el Hotel Atlántico. Destacan en esta zona otros monumentos como el Monumento al Libro, y el dedicado a Suárez Ferrin.

    La segunda zona, separada de la anterior por el Paseo de Carruajes o de Coches, constituye propiamente el Jardín. Amplia zona verde salpicada de vegetación y llena de bustos de Condal, Fernández Latorre y Doctor Hervada, además de monumentos entre los que destacamos: Monumento a Emilia Pardo Bazán, Monumento a Concepción Arenal, Monumento a Castelao, Monumento al Niño... la frondosidad de su vegetación, destacando ejemplares con alto valor singular o botánico.

    La rosaleda.

    La rosaleda como su nombre indica es una zona dedicada al cultivo de rosas que abarca el tercer sector de estos jardines.

Era la rosaleda en las postrimerías de hace dos siglos, una amplia explanada conocida por el Antiguo Muelle de Baterías, lugar elegido por los artilleros para saludar con sus salvas todos los grandes acontecimientos conmemorativos nacionales. La Rosaleda surge como un acuerdo de tres partes: Junta del puerto, el ejército y la Reina Isabel II. Este acuerdo se produjo en Segovia. La Junta del Puerto cedería el terreno de la actual rosaleda a cambio de una ampliación, previo relleno de una zona del ensanche. A principios de 1900 se rellena.

    Mantenimiento histórico de los Jardines de Méndez Núñez

    Ya en el siglo XIX, el ayuntamiento de La Coruña, a iniciativa de la sección de Agricultura, Montes y Arbolado, solicitó para el año 1873, un presupuesto extraordinario de 2.500 pesetas anuales, tres veces más de lo que cobraba un maestro de escuela en aquella época, para la contratación de un director técnico de jardines, que debería ser "una persona inteligente en el arte de la arboricultura y la floristería, con expertos conocimientos en botánica, sin la cual, el recientemente construido por suscripción popular, parque de Méndez Núñez, se convertiría en un páramo infecto y serían infructuosos los dineros invertidos en él".

Dicho presupuesto para el arboricultor/hortelano, junto con los solicitados para la canalización del agua de riego (7.500 pesetas), enrejado del parque (4.000 pesetas), vivienda del arboricultor (4.000 pesetas), caseta para los guardas y compra de pinos para tutores de los árboles recién plantados, serían el origen de las primeras inversiones importantes en el fomento, comodidad y ornato de los parques y jardines públicos, de que se tiene constancia en el Ayuntamiento de La Coruña.

    Asimismo se comprobó en los archivos públicos, la existencia de una contrata del Ayuntamiento, para el mantenimiento de los jardines, que data de principios del siglo veinte, con un personal adscrito de 8 jardineros y un director técnico extranjero, titulado en Horticultura y Paisajismo por la universidad de Bruselas, que mantenía los jardines de Méndez Núñez, San Carlos, Azcárraga, La Voz de Galicia, Plaza de Orense y Pontevedra, con la ayuda de un vivero existente en la zona de Riazor. Dicha contrata introdujo bocas de riego en San Carlos, los abonados, las podas de árboles y la plantación de flores de temporada como tulipanes y narcisos en Méndez Núñez, compraba suministros de plantas y árboles a viveros extranjeros, concretamente holandeses, y efectuaba consultas técnicas y fitopatológicas, tanto en Bruselas como en el Instituto Agrícola Alfonso XIII de Madrid, además de numerosas consultas al ingeniero agrónomo director de la Granja Agrícola de Monelos, D. Leopoldo Hernández Robredo. Los jardines de Méndez Núñez han tenido una apariencia dinámica y han ido evolucionando a lo largo del tiempo, como ejemplo el Alcalde Alfonso Molina se quedó fascinado por un reloj floral en un viaje que realizó a Suiza, elemento que plasmó en estos jardines a su vuelta a La Coruña.

2.2.- JUSTIFICACIÓN ARTÍSTICO-ESTÉTICA.

    Los valores artístico-estéticos se definen en tres bloques independientes pero complementarios:

2.2.1.- Elementos propios que conforman el jardín (trazado, vegetación, jardineras,...).

    El propio trazado del jardín, racionalista por un lado y paisajista por el otro, la vegetación existente, caracterizada por sus grandes ejemplares y su ubicación especial, el mobiliario urbano como la pérgola y la estación meteorológica o las jardineras estilo neo-árabe, que contienen a las palmeras, le confieren un valor estético y artístico peculiar.

2.2.2.- Edificios perimetrales que enmarcan el jardín y edificios interiores.

    Los ya citados edificios como el modernista Kiosco Alfonso (1912), el Palacete de La Terraza de 1922 y el edificio racionalista de La Atalaya (1936), situados perimetralmente, junto con el contemporáneo edificio del Servicio de Parques y Jardines, diseñado por el Arquitecto Antonio Desmonts, proporcionan una imagen armoniosa del entorno.

2.2.3.- Monumentos y Elementos escultóricos.

2.2.3.1.- Paseo de las palmeras.

    El Relleno o Paseo de las Palmeras es uno de los tres espacios que delimitan los jardines. Con una superficie aproximada de 14.000 m2, está rematado en una de sus cabeceras por el magnífico conjunto escultórico dedicado a Curros Enríquez, obra de Asorey y el edificio del Teatro Colón -antiguamente Hotel Embajador y hoy sede de la Diputación Provincial-; en la otra punta, la estatua del economista Daniel Carballo. En un lateral, tres edificios: La Terraza, obra de Antonio de Mesa, sustituto de otro con igual nombre realizado por López Hernández y Antonio de Mesa en un estilo modernista y que fue llevado a Sada el Kiosco Alfonso, modernista, obra de Ramón González Villar -hoy dedicado a salón de exposiciones y que hace años albergó un cine del mismo nombre y una cafetería, la Terminal, en la planta baja-; y por último, el Hotel Atlántico, moderna construcción que sustituye al antiguo Hotel y que, sin duda, estéticamente guardaba más las formas con el entrono que el actual. Los monumentos y esculturas aparecen reflejados en las imágenes adjuntas

3.2.3.2.- La alameda central.

    Es la parte central de los jardines, que discurre paralela al Cantón Pequeño. Esta segunda zona, separada por la anterior por el Paseo de Carruajes o de Coches, consta de una superficie de 19.000 m2 y constituye propiamente el Jardín. Es una amplia zona verde con variedad y abundancia de árboles y paseos que se van salpicando por una serie de bustos -como los dedicados a Pondal, Fernández Latorre y al Doctor Hervada-y monumentos -como son los de Concepción Arenal y la Condesa de Pardo Bazán.

 

2.3.- JUSTIFICACIÓN BOTÁNICA.

    El jardín de Méndez Núñez ha destacado históricamente por su riqueza botánica, destacando ejemplares de diversas procedencias, únicos por su tamaño o singularidad. Cuenta con a menos 150 especies, entre las que se destacan ejemplares de Metrosideros excelsa, Fagus sylvatica, Magnolia grandiflora, Phytolacca dioica, Persea indica, la alineación de Phoenix canariensis, ...

 

Catálogo florístico.

Acacia melanoxylon,
Acer negundo
Acer pseudoplatanus
Aesculus hippocastanum
Agave americana
Ailanthus altísima
Araucaria heterophylla
Arbutus unedo
Bougainvillea glabra
Brachychiton populnemum
Butia capitata
Buxus balearica
Buxus sempervirens
Callistemun linearis
Camellia japonica
Carpinus betulus
Castanea sativa
Catalpa bignonioides
Cedrus atlantica
Cedrus deodara
Cedrus libani
Cephalotaxus fortunei
Cercis siliquastrum
Chamaecyparis lawsoniana
Cestrum purpureum
Citrus aurantium
Chorisia speciosa
Cocculus laurifolius
Coprosma baueri
Cordyline australis
Corylus avellana
Corylus maxima
Cotoneaster horizontalis
Crataegus laevigata
Crataegus monogyna
Crataegus oxcantha
Cryptomeria japonica
Cryptomeria japonica ‘Elegans'
Cupressus arizonica
Cupressus arizonica ‘Glabra'
Cupressus macrocarpa
Cupressus sempervirens
Cycas revoluta
Dasylirion gracile
Datura arborea
Daphne mezereum
Diosma ericoides
Dracaena drago
Eleagnus angustifolia
Eleagnus angustifolia var. Spinosa.
Eleagnus pungens
Escallonia macrantha
Eucalyptus globulus
Euonymus japonicus
Fagus sylvatica
Fagus sylvatica var. Purpúrea.
Fatsia japonica
Fraxinus excelsior
Fucsia sp.
Ginkgo biloba
Grevillea robusta
Hebe sp.
Hibiscus syriacus
Howeia forsteriana
Hydrangea macrophylla
Ilex aquifolium
Jasminum sp
Juniperus chinensis
Laburnum anagyroides
Lagerstroemia indica
Laurus nobilis
Ligustrum lucidum
Ligustrum vulgare
Liriodendron tulipifera
Magnolia denudata
Magnolia grandiflora
Magnolia obovata
Melia azedarach
Metrosideros tomentosa
Morus alba
Morus nigra
Myoporum tenuifolium
Nerium oleander
Persea americana
Persea indica
Phoenix canariensis
Phormium tenax
Photynia serrulata
Phyladelphus coronariurs
Phytolacca dioica
Pinus nigra ssp. Salzmanni
Pinus pinea 
Pinus radiata
Piper nigrum
Pistacia lentiscos
Pittosporum tenuifolium
Pittosporum tobira
Pittosporum ondulatum
Platanus x hispanica
Platanus occidentalis
Platanus orientalis
Plumbago capensis
Polygala myrtifolia
Populus alba
Populus nigra.
Prunus cerasifera ‘Pisardii'
Prunus laurocerasus
Prunus lusitanica
Punica granatum
Pyracantha sp
Quercus robur
Quercus rubra
Raphiolepsis japonica
Rhamnus alaternus
Robinia pseudoacacia
Rosa spp
Salix alba ssp vitellina
Salix babilonica
Salix x crhysocoma
Sambucus nigra
Sambucus racemosa
Schinus molle
Sophora japonica
Syringa vulgare
Tamarix gallica
Taxus baccata
Tecota radicans
Teucrium fruticans
Thuja orientalis
Thuja plicata
Thujopsis dolobrata
Tilia tomentosa
Tilia platyphyllos
Trachycarpus fortunei
Ulmus glabra
Ulmus minor
Ulmus pumila
Ulmus x hollandica
Viburnum sp
Viscum album 

4.- CONCLUSIONES.

    Dados los particulares valores históricos, como primer parque diseñado de la ciudad y realizado por suscripción popular, los valores botánicos, singulares y de composición de sus especies, los valores artísticos que se encuentran en los edificios colindantes e interiores, así como en los monumentos y grupos escultóricos, parece lógico que esta gran zona verde de la ciudad de La Coruña sea declarada Bien de Interés Cultural, otorgándole así el valor que se merece, protegiéndola y preservando la memoria histórica de la ciudad.